¿Sabes cuando una ciudad te sorprende positivamente? Eso fue lo que sucedió cuando llegué a Estocolmo en el verano de este año. Tuve la suerte de alojarme en Södermalm, elegido por la revista Vogue como o terceiro bairro mais “cool” do mundo.

Y bastó caminar un poco por las calles de Södermalm para empezar a percibir eso. Son varios cafés, tiendas y plazas desprendiosamente interesantes. Por no hablar de las personas, de la arquitectura, y del diseño … Al final y a cabo, estamos hablando de Suecia y del diseño escandinavo. Y el diseño está para Suecia, así como el samba está para Brasil.

Han sido pocos días, pero lo suficiente para sentir y observar un poco cómo se vive en Södermalm. No vamos hablar aquí acerca de la cuestión de la «hipsterización» de los barrios y sus consecuencias. Esto es tema para otro post. Hoy sólo voy a escribir un breve resumen de lo que me despertó más la atención en esta hermosa isla de Estocolmo.

1- Fotografiska

Todo aquí es para flipar: ¡la ubicación, la arquitectura, las exposiciones y la vista! Inaugurado en 2010, el Fotografiska, museo de fotografía y arte, se encuentra en un edificio estilo art nouveau de 1906, a orillas del mar. He visto dos exposiciones: «On this Earth a Shadow Falls a través del Ravaged Land», de Nick Brandt; y «Pretty Much Everything 2015», de Inez & Vinoodh. Y después de ver tantas fotos súper chulas, llegar al restaurante que está en el último piso es como ganar un premio. Con ventanas que van desde el suelo hasta el techo, tiene una vista impresionante. Vale la pena tomar algo y llenar los ojos con el paisaje.

2- Coffice

Por supuesto que Södermalm tiene varios cafés increíbles, pero el Coffice me conquistó de inmediato cuando leí esta frase en la entrada: «Died in your arms». Me encantó. Un café + coworking con varias salas y personas de diferentes edades. La decoración con objetos de cobre envejecido da un toque vintage modernoso: lámparas en forma de setas, palmeras, ramas subiendo por el azulejo blanco y hasta un grifo en forma de flor. Ah, claro, el «kanelbulle» es delicioso. Era el pan nuestro de cada día.

3- Nytorget:

Aquí, más que en Södermalm, estás en el Sofo. Sí, SoFo es una broma con el SoHo, de Nueva York. Un mini-barrio dentro del barrio Södermalm, donde la presencia hipster es más visible. El punto central es Nytorget, un lugar para sentarse y observar. Puede ser en la hierba o en los cafés que están alrededor de la plaza. Entre ellos, merece destaque el Urban Deli, un mix de café, restaurante, supermercado y panadería. Allí puedes tanto hacer una comida y tomar una copa de vino, así como comprar pescado fresco y verduras orgánicas. Excelente para recuperar la energía y luego continuar el paseo.

4- Grandpa

En Södermalm puedes encuentrar buenas tiendas de ropa usada, como la Lisa Larson Second Hand, que tiene ropa vintage, masculina y femenina, de los años 30 a los 70. Pero también encontrarás tiendas como la Grandpa. Ropa de diferentes marcas escandinavas e internacionales, además de objetos de decoración rigurosamente seleccionados. La única cosa que no me ha gustado mucho ha sido el precio … No he comprado nada de nada. 🙁

5- La mayoría de la población es soltera

Esa información escuché mientras estaba haciendo el paseo en barco: cerca del 65% de la población que vive en Södermalm, o algo cerca de ese número, es soltera. Y eso parece. He podido ver grupos de personas, incluso personas más mayores (por así decirlo), con amigos, disfrutando la vida. Un día, por ejemplo, me he encontrado con una escena bonita y divertida al final de la tarde: varias personas bailando diferentes coreografías en una plaza. Una de las coreografías era con la música: «We only live once», de Shannon Woll. Y yo me quedé allí, observando y reflexionando … Jóvenes o mayores, solteros o casados, no importa. Lo que importa es que se estaban divirtiendo. Al final, sólo se vive una vez. 😉

… Bueno, voy terminando por aquí, con la imagen de esta estatua que está al lado de la estación de metro Slussen, en la entrada de Södermalm. Más o menos cómo yo ahora mismo: diciendo adiós a las vacaciones/ trabajo y entrando en el modo de máster/trabajo. «Tack» (obligada), Estocolmo!