Cuando me fui a vivir en la Calle Roger de Flor, en Fort Pienc, barrio del Eixample Derecho, sentí que me mudaba a un barrio diferente a todos los que había vivido en Barcelona. Esto sucedió en enero de 2016. Y a los pocos días ya me di cuenta de que me había mudado a un barrio que estaba en un momento de transformación. Un barrio con muchos restaurantes, tiendas y residentes asiáticos, pero también un barrio que comenzaba un proceso de gentrificación, es decir, se estaba poniendo “hipster”, “cool”, cool y tantos adjetivos más que podemos poner aquí. Un cambio que tiene su lado positivo, pero también su lado negativo. Algunos restaurantes típicos cerraron para dar paso a otros más caros y “de moda”. Pero lo más interesante es que los asiáticos reaccionaron y comenzaron a abrir también restaurantes “cool”.

El barrio empezó a cambiar desde que el Ayuntamiento de Barcelona remodeló el Passeig Sant Joan, cambiando por completo la avenida. El espacio para automóviles se redujo a la mitad y los peatones ganaron más espacio. Las aceras del Passeig Sant Joan prácticamente han duplicado su tamaño, ahora con más vegetación, árboles, parques infantiles de madera y mesas al aire libre. En la parte central de la avenida, un nuevo carril bici, también rodeado de verde, que desemboca en el Arco del Triunfo, un final literalmente triunfal. En 2021, en una encuesta realizada por la revista Time Out International, Passeig Sant Joan aparece como la segunda mejor avenida para vivir en el mundo, solo por detrás de Smith Street, en Melbourne, Australia.

Una experiencia de Airbnb gratis para ti

Por supuesto, este nuevo escenario comenzó a atraer a nuevos emprendedores en gastronomía, moda y afines. Y los tradicionales restaurantes asiáticos, salones de uñas y tiendas comenzaron a convivir con nuevos escaparates, cafés y sabores cosmopolitas. Curiosamente, este cambio atrajo a nuevos asiáticos, más modernos y sofisticados, que convirtieron el barrio chino de Barcelona en un “barrio chino hipster”. Debo decir que me identifiqué con la cara del barrio. Primero, porque tengo un espíritu cosmopolita. En segundo lugar, porque parezco asiática, ¿cómo podría no identificarme?

Empecé a investigar las tendencias en el barrio al que cariñosamente llamo «Chinatown Hipster» desde entonces. Esta investigación comenzó oficialmente en 2019, cuando propuse una experiencia turística para Airbnb con ese nombre. El experimento fue aprobado y les encantó la idea. Pero lamentablemente vino la pandemia y tuve que poner el proyecto en modo pausa. Algunas tiendas cerraron, otras aparecieron… Lo importante es que la vida sigue latiendo por aquí. Así que imagenemos que estás conmigo y te llevo a dar una vuelta, una investigación de coolhunting, por la Chinatown Hipster: nuestro itinerario comienza en la Plaza Tetuan y bajaremos por Passeig Sant Joan hasta el Arco del Triunfo, adentrándonos en unas calles perpendiculares.

Principales puntos de la Chinatown Hipster

Primer punto: Takumi Tonkotsu Ramen, Gran Via de Les Corts Catalanes, 704, Plaza Tetuan. Un restaurante super colorido, con los típicos farolillos japoneses colgados y carteles publicitarios en las paredes. El menú tiene diferentes opciones, pero el plato principal es el ramen, la sopa tradicional japonesa. Entre los colores y mucha información hay un pequeño cartel que cuenta la historia de cómo se creó el Takumi Tonkotsu Ramen. Los pequeños detalles y sabores de cada platillo hacen de este lugar un excelente local para empezar nuestro tour.

Segundo punto: Q Tea, Passeig Sant Joan, 44. Una tienda de té, postres y dulces de Hong Kong con sabores y nombres muy interesantes. La carta de tés se divide en: Tés Originales, Tés con Leche, Tés de Frutas, Tés de Influcencers Populares. Entre los tés de frutas, me llamó la atención la “Bebida Energética de Aguacate”. Y entre los Influencers, el té “Amor Amargo com Álcool”, que se elabora a base de limón, pomelo y licor. La tienda tiene una decoración estilo teen, con flamencos rosas en estanterías, pufs y paredes blancas.

Tercer punto: Landscape, Calle Ausias Màrc, 53. Una tienda muy elegante que ofrece servicios de limpieza, reparación y pintura de artículos de piel (zapatos, bolsos, cinturones, etc). La decoración es preciosa con varias máquinas de coser antiguas que me encargué de fotografiar e incluso me fotografió la dependienta que me recibió muy bien.

Cuarto punto: Lady Dumpling, en la calle Roger de Flor, esquina con Ali Bei. Solía ​​ser el Gyosas Bar, un restaurante solo de gyosas. Tras la pandemia, fue reformado y ahora es el segundo restaurante Lady Dumpling de Barcelona. El primero está en la calle Escudelllers, en el barrio Gótico. Una carta más variada, con más espacio entre las mesas y delivery en toda la ciudad.

Quinto punto: Restaurante Canton Food. Con pinturas murales que recuerdan las costumbres chinas, este es uno de los pocos restaurantes cantoneses de Barcelona. El cantonés es un dialecto chino, ha sido el idioma oficial de Hong Kong y Macao. Pero no te preocupes, el menú también está en español e inglés. El cantonés es uno de los ocho tipos principales de comida china. Para hacer una comparación, la diferencia entre la comida china y la cantonesa es como la diferencia entre la comida europea y la italiana. Será mejor que lo pruebes.

Sexto punto: Supermercado Asiático Yang Kuang, Passeig Sant Joan, 14/12. Este es un clásico y se quedará para siempre. El mejor y más completo supermercado asiático de Barcelona. Prepárate para encontrar todo lo que buscas, aunque no entiendas lo que está escrito en el empaque. Todas las salsas, fideos, bebidas, comidas, platos y utensilios de cocina posibles, puedes venir para pasar un buen rato. Aquí compramos el té chino que vamos a beber al final de este texto.

Séptimo punto: Arco del Triunfo. ¿Cómo no? Es tan bonito o más que el Arco del Triunfo de París (que no me lean los franceses…). Situada entre la Avenida Lluís Companys, la Avenida Sant Joan y la Ronda de San Pere, fue diseñadao por el arquitecto José Vilaseca como entrada principal a la Exposición Universal de Barcelona de 1888. La decoración escultórica estuvo a cargo de Josep Reynés, Josep Llimona, Antoni Vilanova, Torquat Tasso, Manuel Fuxá y Pere Carbonell. Inscrito como Bien Cultural de Interés Local en el Inventario del Patrimonio Cultural de Cataluña. Y lo que es más importante: a diferencia de otros arcos triunfales de carácter eminentemente militar, el Arco del Triunfo de Barcelona tiene un componente civil, caracterizado por el progreso artístico, científico y económico.

Último punto: mi casa

Octav y último punto: un té chino en el balcón del apartamento donde vivo para descansar la vista mirando el skyline de la ciudad. El apartamento es pequeño, pero tiene una vista de 180 grados de Barcelona que lo compensa todo. A la izquierda, la Iglesia Sagrada Familia, uno de los principales símbolos arquitectónicos de la ciudad. Delante de nuestros ojos, la Torre Glòries, icono de la arquitectura moderna de la ciudad. A la derecha, la Torre Mapfre y el Hotel Arts, las “torres gemelas” de Barcelona. Y, entrecerrando un poco los ojos, se puede ver un pedacito del azul del mar Mediterráneo. Una vista que es mi terapia diaria… Y aquí finalizamos nuestro recorrido por la Chinatown Hipster de Barcelona. Espero que habéis gustado. ¡Hasta pronto!

再见 Zàijiàn